lunes, 10 de noviembre de 2014

Nasrudin

Mujeres de países lejanos

En cierta ocasión, llegó un general a la ciudad de Nasrudín a reclutar hombres para el ejército.
—Todo aquel soldado que sirva a nuestro poderoso emperador puede llevarse a las mujeres de nuestros enemigos. Verán, hay un país, por ejemplo, en el que las doncellas tienen trenzas de cabello negro como el azabache que les llegan hasta los tobillos.
—¿Cómo son de largas sus piernas?, preguntó Nasrudin.
—Sus piernas son tan largas como su hermosa cabellera, fanfarroneó el militar.
—Espero que a cada hombre de tu imperial ejército le hayan dado una escalera, dijo el Mullah.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada