sábado, 22 de noviembre de 2014

Nasrudin

Sueños dolorosos

La esposa de Nasrudín se dirigió a él una mañana:
—La noche pasada soñé que cuando estaba preparando verduras para un estofado, se me iba el cuchillo y me cortaba el dedo.
—Habrías hecho mejor durmiendo con guantes, contestó el Mullah.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada