viernes, 7 de noviembre de 2014

Nasrudin

Tú lo perdiste, tú lo encuentras

Nasrudin estaba cortando leña en el bosque. Como tenía mucho calor, se quitó el manto y lo colocó en el lomo de su burro. Luego regresó a cortar leña. En ese momento un furtivo ladrón le sustrajo su manto. Cuando tuvo bastantes troncos, el Mullah empezó a cargar la leña en el burro y se dio cuenta de que su manto había desaparecido. Dando una palmada al animal en la grupa, vociferó:
—¡Tonto descuidado! ¡Vete ya a buscar el manto que perdiste y no te atrevas a volver sin él!

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada