miércoles, 31 de diciembre de 2014

Nasrudin

Si no preguntas no aprendes

Uno de los hijos de Nasrudín era muy curioso. Un día le preguntó a su padre:
—¿Cómo es posible que la madera flote en el agua? Eso es lo que le ocurre a una piedra o a un cuchillo.
Nasrudín, que siempre quería responder con seguridad, le respondió:
—Hijo, realmente no lo sé.
—¿Y cómo consiguen respirar los peces en el agua? Porque afuera se ahogan sin el aire...
—No tengo la menor idea, contestó Nasrudín después de otra larga reflexión.
—¿Y el misterio de las mareas? ¿A qué se deben? ¿Cómo es posible que los mares avancen y retrocedan, como si tuviesen vida propia?
—Hijo mío, perdona, tampoco lo sé.
—Pero no te molesta que te haga tantas preguntas, ¿verdad, padre?
—¡Claro que no, hijo! ¡Si no hicieras todas esas preguntas, nunca aprenderías nada!

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada