viernes, 30 de enero de 2015

Nasrudin

Ceguera nocturna

Nasrudín llamó al médico y se quejó de que todo lo veía con manchas negras. Cuando el médico hubo examinado al enfermo y extendió la prescripción, había caído la noche y pidió que le prestaran un farol. Unos días más tarde, encontró a Nasrudín y le preguntó por su vista.
—Por desgracia, dijo Nasrudín moviendo la cabeza, ahora sufro una ceguera nocturna total. Quizá sea porque todavía tienes mi lámpara.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada