sábado, 28 de febrero de 2015

Nasrudin

Pudor

Fue durante la dominación inglesa en India. El Mullah Nasrudin tenía que trabajar para ganarse la vida y empujaba un carro de largas varas para llevar mercancías de un lugar al otro de la ciudad. Debido que las calles estaban tan llenas de gente, al Mulah no se le ocurrió otra cosa que ir pregonando: "¡Cuidado con sus culos! ¡Ábranse! ¡Aparten sus culos!", y cosas por el estilo, lo cual sentaba muy mal a los ingleses. Así que lo consultó con su amigo Wali que le dijo muy serio.
—Nasrudin, ¿no te das cuenta de que los ingleses son muy refinados y que tu lenguaje ofende su pudor victoriano?
El Mullah le escuchó en silencio y cambió de técnica. Al cabo de unos días se volvió a encontrar con Wali y le espetó:
—Wali, ¡eres un asno!
—¿Por qué?, le respondió su amigo.
—Porque, siguiendo tu consejo, cambié por una expresión más culta y no funcionó en absoluto. Casi me aporrearon.
—¿Qué les decías para que se apartaran?
—Pues algo muy culto: ¡Shakespeare!...¡Shakespeare! Parece que les molestó bastante. ¿Quién puede entender a los ingleses?

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada