jueves, 23 de julio de 2015

Nasrudin

Digno del rey

—Nasrudín, preguntó el monarca, eres el tesorero de la corte. Dime, ¿cuánto vale tu soberano?
—Cien monedas de oro, Majestad.
—¡Cómo te atreves a pronunciar una cifra tan miserable! ¡Solamente mi espada ya vale eso!
—En efecto, Majestad; he calculado el valor de vuestra espada, sin la cual no seríais mi soberano.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada