sábado, 12 de septiembre de 2015

Nasrudin

Y no me arrepiento

El juez era incapaz de decidir cuál de los seis hombres había robado el turbante del imam, así que condenó a los seis a la cárcel.
—Somos inocentes, insistían cinco de ellos. ¡Por favor, libéranos!
—Yo lo hice, admitió el sexto. ¡Y no me arrepiento!
—Harías mejor liberando al culpable, aconsejó Nasrudín, o corromperá a los otros cinco.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada