martes, 1 de diciembre de 2015

Nasrudin

Apetito

—No he podido comer nada en tres días.
—Cielos, Mullah, ¿con tu apetito? Debes de estar muy enfermo.
—No, es que nadie me ha invitado a comer. Eso es todo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada