sábado, 26 de diciembre de 2015

Nasrudin



Ir al cielo a pie

Cuando finalmente su asno murió debido a su tan avanzada edad, Nasrudin estuvo inconsolable durante varios días. Su esposa se asustó tanto por su negativa a comer y beber que pidió al imam que hablara con él.
—Mullah, empezó el hombre amablemente, todas las criaturas de Dios morirán finalmente. Recuerda, el semental favorito del alcalde sólo vivió tres años. Y Antar, la mula gris del recaudador, pasó a mejor vida después de muchos años de valioso servicio. Incluso mi propio y hermoso fiel corcel sucumbió a la muerte hace unos pocos meses. Y su sustituto morirá también un día.
—¡Ésa es la cuestión!, dijo Nasrudín. Todos los hombres a los que te refieres están en condiciones de comprar otra montura. Cuando yo muera, tendré que ir al cielo, a unirme con mi asno, a pie.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada