viernes, 30 de diciembre de 2016

Nasrudin

Una vieja manta

Con motivo de su cumpleaños, Tamerlán obsequió a cada uno de sus cortesanos con una enorme caja. Cuando los consejeros y la nobleza abrieron sus regalos se encontraron con ropas cosidas con hilo de oro y adornadas con piedras preciosas. Pero cuando el Mullah Nasrudín, que recientemente había perdido el favor real, desenvolvió su regalo encontró una vieja manta de asno en su interior.
—Compasivo Alá, gritó, presencia la generosidad de Tamerlán, que
ha honrado a su siervo con el manto que se ha quitado de su propia espalda.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada