viernes, 15 de mayo de 2009

Homero Manzi

Deficiones para esperar mi muerte

Puedo cerrar los ojos
Lejos de las pequeñas sonrisas que conozco
Escuchando estos ruidos recién llegados
Viendo estas caras nuevas
Como si de pronto
Los mil lentes de la locura
Me trasladaran a un planeta ignorado.
Estoy lleno de voces y de colores
Que juraron acompañarme hasta la muerte
Como amantes resignadas
Al breve paso de mi eternidad
Sé que hay recuerdos que querrán abandonar
No solo cuando mi cuerpo
Hinche un hormiguero sobre la tierra.
Sé que hay lágrimas
largamente preparadas para mi ausencia
sé que mi nombre resonará en oídos queridos
con la perfección de una imagen
y también sé que a veces dejará de ser un nombre
y será solo un par de palabras sin sentido
Estoy lleno de voces y de colores
Unas veces recogidos en el sonambulismo de la noche
Otras inventados tras mi propia soledad
Con ellos se integrará un cortejo final de despedida
Se cambiarán en lágrimas y palabras piadosas
Pero, en medio de lo que todavía
No he podido amar
Evoco a los Marínos encerrados
En las paredes altas de la tormenta
A los soldados caídos sobre yerbas lejanas
A los peregrinos que duermen
Bajo la sombra de árboles innominados
A los niños que yacen contemplando
El yeso de los hospitales
Y a los desesperados
Que entregan el último gesto
Frente al paisaje final, e instantáneo
De la demencia.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada