sábado, 4 de julio de 2009

Un insensato

Un insensato oyó que el Buda predicaba que debemos devolver bien por mal y fue y lo insultó.
El Buda guardó silencio; y cuando el alocado acabó de insultarlo, le preguntó:
—Hijo mío, si un hombre rechazara un regalo, ¿de quién sería el regalo?
El insensato respondió:
—De quien quiso ofrecerlo.
—Hijo mío, replicó el Buda, me has insultado, pero yo rechazo tu insulto y éste queda contigo. ¿No será acaso un manantial de desventura para ti?
El insensato se alejó avergonzado, pero volvió para refugiarse en el Buda.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada