sábado, 18 de julio de 2009

Veinte monedas de plata

—Alá te dará una recompensa, dijo Nasrudin a un hombre que había sido robado.
—No veo como lo hará, repuso el hombre.
Nasrudin le llevó a una mezquita cercana y le dijo que se quedara en un rincón.
Entonces el Mullah empezó a llorar y a gemir, implorando a Alá que devolviese al hombre sus veinte monedas de plata.
Hizo tanto ruido, que la congregación organizó una colecta y entregó la suma al hombre.
—Puede que no comprendas los medios que funcionan en este mundo, dijo Nasrudin, pero tal vez comprendas lo que ha ocurrido en la casa de Alá.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada