sábado, 18 de julio de 2009

Una idea importante

Un día el Mullah pidió a su esposa que hiciese una gran cantidad de hawla, una confitura muy espesa, y le dio todos los ingresdientes.
Después, se la comió casi toda.
En plena noche, Nasrudin la despertó.
—Acabo de tener una idea importante.
—Dímela.
—Tráeme el resto de la halwa y te la diré.
Cuando se la hubo traído, reclamó la idea.
Primero el Mullah terminó de comer el halwa.
—La idea, dijo Nasrudin era ésta: "No te acuestes nunca sin terminar toda la halwa que se ha hecho durante el día".

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada