domingo, 19 de julio de 2009

No tengo ni idea

Nasrudín estaba tan harto de las quejas continuas de su esposa que decidió divorciarse.
—¿Cuál es el nombre de su esposa?, preguntó el juez.
—No tengo ni idea, contestó Nasrudín.
—¿Ha estado casado durante veinte años y no sabe el nombre de su mujer?
—¿Por qué debo saber el nombre de una mujer de la que me quiero divorciar?, replicó Nasrudín.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada