miércoles, 15 de julio de 2009

Nasrudin

Respetar las diferencias

Cuenta Nasrudín que un hombre estaba poniendo flores en la tumba de un pariente, cuando ve a un chino poniendo un plato de arroz en la tumba vecina.
El hombre se dirige al chino y le pregunta:
—Disculpe, Señor, pero, ¿cree usted que de verdad el difunto vendrá a comer el arroz?
—Sí, responde el chino, cuando el suyo venga a oler sus flores.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada