domingo, 5 de julio de 2009

Un discípulo quejoso

A un discípulo que siempre estaba quejándose de los demás, le dijo el Maestro:
—Si es paz lo que buscas, trata de cambiarte a ti mismo, no a los demás. Es más fácil calzarse unas zapatillas que alfombrar toda la tierra.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada