martes, 8 de septiembre de 2009

La Verdad Revelada

Nasrudín un día convocó a la plaza del pueblo "a todos aquellos que
les interesase conocer la Verdad Revelada para acceder al Paraíso".
El día de la esperada convocatoria, el Mullah consiguió abrirse paso entre la multitudinaria asistencia que rebosaba la plaza, y como pudo, ayudándose de dos parroquianos logró sobresalir de los demás. Pidió encarecidamente absoluto silencio, absulta atención. Luego preguntó:
—¿Hay, entre vosotros alguno que conozca la Verdad Revelada para acceder al Paraíso?
Como solamente hubiese silencio como respuesta, Nasrudin agregó:
—Entonces permaneced atentos, que si encuentro a tal hombre, os lo avisaré de inmediato.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada