lunes, 19 de octubre de 2009

Un aldeano astuto



Un aldeano fue a ver al Mullah Nasrudin, y le dijo:
—Tu toro ha corneado a mi vaca. ¿Tengo derecho a una retribución?
—Nada, repuso inmediatamente el Mullah; el toro no es responsable de sus acciones.
—Lo siento, dijo el astuto aldeano, pero te lo he contado mal, es al revés:
Tu vaca fue corneada por mi toro. Así que la situación es la misma.
—¡Oh, no!, replicó Nasrudín. Creo que tendré que consultar mis libros de leyes para ver si existe un precedente de este caso.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada