martes, 14 de julio de 2009

El sabio y el canto del pájaro

Un sabio todos los días hablaba a sus discípulos. Cierta mañana, cuando subía al estrado a disertar, un pájaro se posó en la ventana y comenzó a desbordar con su canto. Después calló y se fue volando.
—Se ha terminado la charla de esta mañana, concluye el sabio.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada