jueves, 16 de julio de 2009

Nasrudin

¿Podría usted identificarse?

Cuentan que el Nasrudín se acercó a un cambista para hacer efectivo un pagaré.
El banquero lo miró sorprendido de que alguien tan desaliñado viniera a cobrar aquella suma, y preguntó al Mullah:
—Por favor, ¿podría usted identificarse?
Nasrudín actuó sacando un espejo. Se mantuvo contemplando, hasta que, muy ufano, dijo:
—¡Menudo susto me habías regalado, hermano, pues claro que soy yo!
¡El mismo yo que salió hace un año para seguir la Ruta de la seda!

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada