sábado, 29 de agosto de 2009

El ojo falso y el verdadero

Nasrudin supo de un hombre muy rico y fue a visitarle. Pues deseaba conseguir algún donativo para un orfanato que dirigía.
—De acuerdo, te daré algo, pero tendrás que cumplimentar sólo una condición; que nunca nadie la ha cumplimentado. Observa mis ojos. Uno es auténtico y el otro, falso. Si eres capaz de decir exactamente cuál es el falso y cuál es el verdadero, te daré el donativo.
—El ojo izquierdo es el auténtico y el ojo derecho es el falso. confirmó Nasrudin luego de mirarles los ojos.
Sorprendido, el rico le pregunta.
—Pero, ¿cómo lo adivinaste?
—Pues, porque en el ojo izquierdo he visto algo de compasión. Por esto ha de ser falso, contestó el Mullah.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada